Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
Data is Loading...
Your address will show here +12 34 56 78
Innovación
La realidad virtual, fue durante muchos años, una meta inalcanzable pese a los avances de la tecnología. Y, a pesar de que, si se logró adaptarse a ella, todavía no llega a revolucionar al mundo tal y como se planteaba. Sin embargo aún cuando esto no sucede, ahora ya ha sido sustituida por otra disciplina directamente relacionada con ella: la realidad aumentada Y es que, a pesar de estar relacionadas, la realidad aumentada plantea una revolución distinta en la que el smartphone se ha convertido en el principal protagonista. Por esta razón, los gigantes tecnológicos Google, Microsoft y Apple están luchando por ganar una guerra en la que hay más participantes y en la que cada vez hay más promesas. Cabe destacar que no fue sino hasta la introducción de un particular producto que la realidad aumentada comenzó a ser palpable: los Google Glass. Lo que comenzó con un rumor en febrero de 2012 pronto se confirmó cuando Google, que apenas había lanzado proyectos con un fuerte componente hardware, anunciaba el desarrollo del llamado Project Glass. Aquel primer vídeo ya dejaba con la boca abierta y por primera vez mostraba aquello que era posible con la realidad aumentada. Pero, gracias a su limitada disponibilidad, su elevado precio y sus críticas el proyecto de Google Glass se desinfló y perdió interés. Pero la fiebre por la realidad aumentada no cesó. Apenas cuatro meses después del anuncio en el que Google dejaba de vender sus gafas, Microsoft entraba en escena a lo grande con las Hololens, unas gafas de realidad aumentada “autocontenidas” que marcaban un antes y un después en un segmento que se volvía aún más interesante. Dicho producto, representó una apuesta muy clara de Microsoft hacia un nicho muy especial tanto por prestaciones como por recursos económicos. Su precio limitaba mucho el público que podría acceder a tal dispositivo, y de hecho, la realidad aumentada se acercaba al usuario final sin esos recursos en un formato mucho más popular: el móvil. Aún sin terminar de confirmar los resultados del experimento de Microsoft, otro gigante entró en juego: Apple, que muy pronto, desveló la puesta en marcha de ARKit, una plataforma dedicada exclusivamente a poder disfrutar de experiencias, juegos y aplicaciones de realidad aumentada en las pantallas de los dispositivos basados en iOS. En Apple, ofrecieron todo lo necesario para que los desarrolladores sacaran todo el partido posible a la realidad aumentada, y aunque hay aplicaciones destacables, el alcance de ARKit está aún por determinarse. De hecho, esta tecnología tan solo ha dado sus primeros pasos, pero el poder acceder a ella con los iPhone o iPad convencionales plantea muchas posibilidades Google, no se quedó atrás y pese a su fracaso con Google Glass, lanzó en agosto de este año ARCore, una propuesta prácticamente idéntica a la que Apple desveló unos meses antes y de esta manera, el móvil se convirtió en el absoluto protagonista de la realidad aumentada para una Google que hasta entonces había querido asociar ese campo a soluciones hardware específicas.  Como en el caso de ARKit esta plataforma está dando sus primeros pasos y todo lo que vemos es básicamente experimental. Por su parte, Microsoft no se termina de aclarar con su confusa realidad mixta, que ante la imposibilidad de competir en el terreno de la movilidad lo ha hecho en el de la informática personal. Las Hololens tienen una orientación más de nicho, así que para atraer a un público más amplio la alternativa de los de Redmond ha sido sacar al mercado su realidad mixta, que sigue pareciendo más realidad virtual que otra cosa pero que desde luego tiene componentes de realidad aumentada interesantes. En todo caso, aún ante estos avances de los gigantes tecnológicos, la realidad aumentada no ha terminado de encajar, tal y como sigue sucediendo con la realidad virtual. ¿Podrá uno de estos 3 gigantes lograr ese cometido? O, por el contrario, ¿recaerá en las manos de una compañía distinta?
0

Web TV
El gigante tecnológico Google se ha valido de muchas estrategias para dominar por completo el mercado tecnológico global, para ello, ha realizado movidas que van desde novedosas actualizaciones de sus servicios hasta asociarse con otros aliados tecnológicos. Esta vez se trata nada más y nada menos que de una alianza con Samsung, cuyo foco en la realidad virtual ha estado en uno de sus objetivos principales desde hace tiempo. Este hecho quedó demostrado con las Gear VR y con su colaboración con Facebook y Oculus. Pues, ahora, se une a Google para competir contra Apple y su ARKit. En su evento para desarrolladores, SDC 2017 confirmaron que trabajarán codo a codo con el gigante tecnológico para “expandir las capacidades de realidad aumentada de los smartphones de la familia Galaxy” Para muchos, puede resultar extraño esa colaboración con Google un socio estratégico con el que Samsung no obstante mantiene una relación que podría definirse con el famoso “ni contigo ni sin ti”. Y es que desde hace tiempo, Samsung ha tratado de impulsar el desarrollo y evolución de su propio asistente de voz, Bixby, y también ha ido por otro camino distinto al de Google en cuanto a la realidad virtual, ofreciendo sus Gear VR y sin hacer demasiado caso de la plataforma Daydream Daydream View, la realidad virtual móvil de Google que ya no es de cartón. La alianza de estos dos gigantes se debe probablemente a que Apple ha dado pasos ya firmes en el campo de la realidad aumentada con su ARKit, pero en lugar de hacerle competencia directa a la empresa de Cupertino, Samsung prefirió volver a aliarse con Google, que en verano presentó su propia plataforma de desarrollo para contenidos de realidad aumentada, ARCore. El plan de ataque es claro: en Samsung revelan que gracias a un nuevo acuerdo con Google, los desarrolladores podrán usar el SDK de ARCore para llevar la realidad aumentada a los usuarios del Galaxy S8, S8+ y Note 8, que es precisamente donde había hecho su aparición Bixby Vision. Por ahora, no se habla de modelos anteriores o de otras gamas de la familia Galaxy, de hecho, la propia página de soporte de Google especifica que muy pocos dispositivos son compatibles en esta etapa inicial del SDK, por lo que por los momentos, son los dispositivos de gama alta los que contarán con ese soporte.
0